Riñón de cordero

Valores nutricionales y calorías de los riñones de cordero sin cocinar

Consulta las calorías del riñón de cordero sin cocinar, así como su composición nutricional. Como es habitual en los productos de casquería, la alta presencia de agua los convierte en carnes bajas en calorías, así como la escasa cantidad de grasa. El riñón de cordero es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, además de aportar diversas vitaminas y minerales

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

Elige una cantidad entre 10 y 500 gramos 100 g

Cada 100 gramos de Riñón, de cordero, crudo contienen:

Composición nutricional
Agua
78.2 g
Proteínas
16.8 g
Grasa
3 g
Grasas (lípidos)
Grasa (lípidos totales)2.99866 g
MUFA0.66 g
PUFA0.58 g
Saturados1 g
Colesterol375 mg
Vitaminas
A133 µg
B10.5 mg
B22.1 mg
B37.51 mg
B54.22 mg
B60.26 mg
B930 µg
B1254 µg
C8 mg
Dtraza
E0.43 mg
Minerales
Calcio12 mg
Hierro7.4 mg
Potasio255 mg
Magnesio16 mg
Sodio180 mg
Fósforo255 mg
Cobre45 mg
Selenio126.9 µg
Zinc2.4 mg

Calorías en cada 100 gramos de Riñón, de cordero, crudo:

Contenido energético

95 kcal

396.55 kJ

Proteínas: 71.3%

Grasa: 28.7%

¿Qué calorías necesito al día? Tus necesidades calóricas1 y nutritivas2

El consumo de 100 gramos de Riñón, de cordero, crudo cubre:
Para quemar estas 95 Calorías puedes3...

Sobre estos datos:

() Los datos aquí mostrados se han calculado según lo publicado por la Agencia Española de Salud y Nutrición en AESAN/BEDCA, Base de Datos Española de Composición de Alimentos v1.0 (2010). Ten en cuenta que la cantidad en gramos de riñón de cordero que elijas hace referencia a la parte comestible de este alimento.

(1) Consumo de Caloría Diarias, CCD - El cáculo de necesidades calóricas diarias que aquí te mostramos sigue lo establecido en el año 2004 por diversos organismos de Naciones Unidas. Aunque existen otros, el método FAO/OMS/UNU es el más actualizado.

(2) Esquema nutricional - El cálculo de las calorías necesarias según macronutrientes sigue un esquema básico de: 20% proteínas; 30% grasas; y 50% carbohidratos. Es decir, una proporción genérica estándar, pero: ¿Quieres perder peso, o todo lo contrario? ¿o en cambio estás más interesada en ganar volumen muscular? Esta proporción variará en función de cada caso específico e intereses (ver nota final). Y además, lo más conveniente es que antes atiendas a la calidad que a la cantidad, teniendo en cuenta la naturaleza de los nutrientes que contiene este alimento: No es lo mismo obtener carbohidratos de glucosa o de fructosa (de frutas y hortalizas) que de almidón o polioles (harinas procesadas, por ejemplo). Tampoco todas las grasas son iguales, no conviene equiparar ácidos grasos saturados con insaturados o hidrogenados (las poco recomendables grasas Trans). E igual sucede con las proteínas, no todas contienen la misma variedad y cantidad de aminoácidos esenciales, ni por tanto presentan el mismo valor biológico.

(3) Consumo energético - El cálculo de consumo energético según actividades sigue lo establecido por el doctor Francisco Grande Covián.

() Recuerda que: toda esta información tiene un carácter netamente orientativo. El mejor consejo que podemos darte es que, para diseñar tu dieta ideal, recurras a medicos, dietistas y nutricionistas.

Compartir en Google +